Menú superior:

Ayuntamiento de Garray Selecciona dónde deseas buscar:



Está en:Inicio > Información Turistica > Yantar y Reposar > Hoteles, Hostales y Casas Rurales
Imprimir

Segunda Edad del Hierro



La cultura celtibérica en el Alto Duero tiene sus inicios a mediados del siglo IV a. de C.; es la fase de formación. Su desarrollo durante los siglos III y II a. de C. (etapa plena) se verá truncado en 133 a.C. con la caída de Numancia y la progresiva influencia de Roma hasta fines del siglo I a.C. (etapa tardoceltibérica).
 En los primeros momentos los asentamientos no presentan muchas  diferencias con los de finales de la Primera Edad del Hierro. Sin embargo, la tendencia a instalarse en tierras llanas se acentúa aún más como resultado de una nueva organización económica que, sin merma de su actividad principal, la ganadería, se basa en un mayor aprovechamiento agrícola, con preferencia por las zonas llanas y fértiles de campiña próximas a las vegas de los ríos.
 Los asentamientos celtibéricos más antiguos siguen unas ciertas pautas: se sitúan en cerros destacados sobre el entorno y, por tanto, con amplia visibilidad y de gran valor estratégico y defensivo (La Muela). Sus viviendas siguen siendo de mampostería y planta rectangular.
 Los inicios del s. II a.C. es el momento de la gestación y desarrollo del urbanismo y de la constitución de auténticas ciudades amuralladas al estilo celtibérico (Numancia). La ciudad concentra y reúne varias gentilidades o clanes, ejerciendo influencia política, económica y social sobre una amplia comarca (unos 15 kilómetros de radio).
 La zona del Alto Duero estaba habitada por los Arévacos, la tribu más fuerte de los Celtíberos, y los principales responsables de la resistencia al dominio romano durante los acontecimientos bélicos de mediados del siglo II a.C. Es ahora cuando el proceso expansionista romano llega al Alto Duero dando lugar a las guerras celtibéricas, cuyo protagonismo capitalizó la ciudad de Numancia. A estos momento corresponden los campamentos y fuertes romanos del cerco de Escipión, así como algunos campamentos de la Gran Atalaya de Renieblas.
 Tras la destrucción de Numancia en 133 a. de C., cuyo relato conocemos a través de Apiano, la zona queda sometida, con algunos altibajos (campañas de Tito Didio contra los celtíberos, guerra sertoriana, guerras cántabras), al dominio romano, cuya cultura irán asimilando paulatinamente.
 Como fruto de la nueva organización impuesta por Roma potenciando la agricultura, surgen nuevos asentamientos emplazados en zonas llanas y bajas, en las vegas de los ríos o cerca de estos, donde se localizan las mejores tierras (Castillejo, Merdancho, Pozo de San Pedro, Saledilla y La Vega).
Volver

AYUNTAMIENTO DE GARRAY
C/ Mártires nº 2
42162 - Garray
Teléfonos: 975 25 20 01
Fax: 975 25 20 06
Otras páginas de interés: