Menú superior:

Ayuntamiento de Garray Selecciona dónde deseas buscar:



Está en:Inicio > Información Turistica > Cotos
Imprimir

Primera Edad del Hierro



Tras el despoblamiento que sufre la zona en las postrimerías de la Edad del Bronce, desde los inicios de la Primera Edad del Hierro (800-650 a.C.) se observa una paulatina repoblación con gentes de origen transpirenaico pertenecientes a la cultura de los Campos de Urnas del Hierro.
Durante el siglo VII a.C., pequeños grupos ganaderos trashumantes del Valle del Ebro van a extenderse por las campiñas del Duero, instalando sus cabañas circulares de madera y ramajes en cerros aislados de mediana altura, con amplia visibilidad y desprovistos de fortificaciones. Son los portadores de las cerámicas excisas y grafitadas (Castillejo, La Vega, La Muela, Lomo de la Serna).
A comienzos del siglo VI a.C., se producen cambios en los patrones de asentamiento. Por toda la serranía del norte surge un conjunto de castros situados sobre elevados cerros de escarpadas laderas y otros lugares de fácil defensa natural, y reforzados  por una potente muralla. En su interior las casas son de mampostería y planta rectangular. La cerámica está realizada a mano, siendo frecuentes las grandes vasijas de color oscuro y aspecto tosco; otras cerámicas de menor tamaño presentan una  factura más cuidada. Las decoraciones se reducen casi exclusivamente a impresiones de dedos y uñas, y cordones aplicados. Es la llamada “Cultura Castreña Soriana”.
 Otros poblados, quizá algo posteriores (siglo V a.C.), se encuentran en zonas llanas y abiertas, ocupando cerros aislados de escasa elevación (Castillejo, La Muela) o lugares bajos y llanos (La Vega, Lomo de la Serna), en los que sin olvidar su actividad ganadera, hay una progresiva inclinación hacia una economía de base agrícola, y que enlazan ya con el mundo celtibérico.
En consecuencia, entre los siglos VI y IV a.C. se produce una traslación tanto en las formas de hábitat como en los modos de vida, motivados por cambios paulatinos de la base económica. Los terrenos ásperos de serranía en los que se asientan los castros, aptos únicamente a la actividad ganadera, van siendo sustituidos paulatinamente por otros asentamientos en pequeños cerros sin defensas, enclavados en zonas llanas y abiertas, y que, sin olvidar su tradición ganadera, se prestan más al desarrollo de la agricultura dando lugar a una economía mixta agro-ganadera que va a constituir el modo de vida del mundo celtibérico.

Volver

AYUNTAMIENTO DE GARRAY
C/ Mártires nº 2
42162 - Garray
Teléfonos: 975 25 20 01
Fax: 975 25 20 06
Otras páginas de interés: